La diversión en la media de Sevilla estuvo por todo lo alto


La mañana estaba fría, muy fría pero las ganas estaban por todo lo alto. Nuestr@s capitanes impacientes para empezar, sus familias por abrigarlos y los impulsores calentando con muchas ganas de correr.

El domingo Casilda, Cristian, Daniela, Elena y Luis Fernando tenían un ensayo de lo que les espera dentro de un mes. En la salida el ambiente era espectacular y es que la convivencia entre familias e impulsores hacen que todos seamos un mismo equipo. A poco de la salida, los equipos ya estábamos formados.

Y nos pusimos a rodar, km a km, incluidos en la maravillosa serpiente multicolor. Nos pusimos a atravesar Los Remedios y Triana, ¡qué dos barrios!, ¡qué de palmas! si es que nuestros capitanes nos pedían ir más despacio para poder disfrutar de esa animación.

Abandonamos finalmente la Cartuja pero nos encontramos con el puente de la Barqueta, posiblemente la zona de más público y ell@s, ell@s no paraban de aplaudir, si es que nos emocionamos con los gritos a carros de fuego, entre tambores, gritos y aplausos conseguís que sea una verdadera fiesta.

Pero la carrera continúa y los equipos seguían comiéndose los kilómetros como si fuera unos turistas recorriendo los monumentos de Sevilla: la torre del Oro, parque Maria Luisa, Plaza España, el rectorado o la mismísima catedral. La ciudad de Sevilla volvía a ponerse a los pies de estos 5 deportistas y no queríamos volver a la cartuja sin dar el gracias más grande que se puede dar a una ciudad, que nos muestra una y otra vez el cariño que tienen a este proyecto pero sobre todo a estos atletas que consiguen que sean uno más de esta bonita carrera.

Últimos kilómetros y vemos en el horizonte el estadio, los familiares están ya nerviosos porque saben que llegan, los impulsores ya van notando el paso de los kilómetros y nuestros capitanes ya sólo piensan en la vuelta al estadio. La llegada a meta es increíble, cada uno aportando su esfuerzo, la ovación de un estadio volcado nos hace sentir que al final todos somos unos niños con ganas de divertirnos.

Ya en meta, esperan las familias, las caras de felicidad inundan la meta, 9.000 atletas han conseguido su objetivo y entre ellos, nuestros capitanes y sus impulsores.

Otra carrera ganada, porque conseguir diversión, inclusión y visualización es una victoria, porque nuestros capitanes se esfuerzan todos los días para poder estar a tope para el día de la carrera.

Queremos dar las gracias a la organización de la Media Maratón de Sevilla por ponerlo todo tan fácil y a todas las personas y organizaciones que ayudan a “carros de fuego” en su impulso a un proyecto que comenzó hace dos años y ya no hay quien lo pare porque si estamos unidos, somos más fuertes.

Autor entrada: Administrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *