Media Maratón de Sevilla 2019

Os tenemos que confesar que estábamos deseando que llegara la carrera, han sido meses duros pero que como en los mejores cuentos ha acabado con un final feliz. ¡Nos encanta que ahora todos estemos impulsando en la misma dirección! Gracias Oficina del Defensor del Pueblo de Andaluz por todo.
Llegaba el 27 de febrero y las ganas iban subiendo, esta vez tocaba correr en casa y muchos capitanes lo esperan porque sabe que por el recorrido hay muchos compañeros de clase y familiares que les esperan para animar y, además, esta vez aunque pincháramos nadie nos iba a parar. Con los dorsales en casa, a nuestros capitanes sólo les quedaba dormir y descansar.

A las 8 de la mañana nos empezamos a reunir, muchas familias nos dicen que los días de carreras ni concilian bien el sueño ni los tienen que despertar. ¿Os suena esa sensación a los maratonianos?

Vaya recorrido chulo nos tenía preparado la organización, en la primera parte Triana y los Remedios, dos barrios que se escondían tras su paso por la Barqueta.

Entrando en el casco histórico, eran las Setas quienes nos dejaban pasar para poder saborear la Campana o la Plaza Nueva.

Y como puerta de salida, la Catedral. Nuestros capitanes ya no sabían a donde mirar, las voces del público y el ánimo de todos los corredores hacen que participar en una carrera sea un aumento de felicidad que no se puede explicar.

Y llegaban los últimos kilómetros y la sensación era la misma en todos los equipos, han pasado tan rápido que por momentos nos hubiera gustado estirar la media maratón. La entrada en la Plaza de España es un momento único y si a eso le sumamos que debemos entrar haciendo un caballito, nuestros capitanes se crecen y son ellos los que nos empiezan a animar.

La vuelta a la plaza la disfrutamos mucho y enciman empiezan los nervios porque las familias nos esperan, con las banderas, animando en meta.

Llegamos a meta y la voz de Juan Garrido nos anuncia por megafonía: qué sensaciones y cuánta felicidad, quien nos conoce sabe que el domingo cuando cruzamos la meta, había muchas cosas de celebrar.

La felicidad de los equipos en la llegada muestra el esfuerzo y la unión entre capitanes, familia e impulsores.


Esta carrera se la queremos dedicar a tod@s los capitanes que por motivos de salud no han podido participar y especialmente a la capitana Julia que, a pesar de estar apuntada, finalmente el sábado se decidió su no participación para resguardarla. Felicidades a sus impulsores porque después de la carrera fueron a llevarle a su casa las medallas ganadas.

Porque muchos campeones no necesitan llegar a meta para demostrar que son los mejores.

Autor entrada: Administrador

Deja un comentario